Búsqueda de artículos

 

Como muchos Derechos Humanos (DH) de las mujeres y niñas, ahora el derecho a la no violencia se ha convertido en un botín político.

Hace días el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, dijo: “Pareciera que, para algunos, la violencia de género sólo les importa cuando hay campaña electoral o cuando se esconde detrás de un fin político”.

Esa realidad no es ajena a lo que pasa en otras entidades y es un reflejo de la institucionalización del debate y la urgente necesidad de abrirlo a más sectores. Erróneamente la declaratoria de Alerta de Violencia de Género (AVG) es considerada por varios funcionarios como un asunto negativo, lo cual tiene que ver con el desconocimiento del problema, aunque ello no los exime de su responsabilidad.

En Guerrero sobresalen recientes declaraciones que muestran esta resistencia y rechazo a analizar y declarar la AVG:

Gobernador Héctor Astudillo

“No es el mismo caso que Ciudad Juárez, aquí no se andan buscando a las mujeres para asesinarlas”.

Fiscal Xavier Olea

“Ayer sí mataron fundamentalmente a una señora de una forma muy cruel, pero es con motivo de las extorsiones, no es de género”.

Vicefiscal José Antonio Bonilla

 “No hay un problema de feminicidios en el estado, porque no es lo mismo un homicidio de mujer”.

Alcalde de Acapulco, Evodio Velázquez

“No (se necesita determinar) una Alerta de Género, sino una atención debida al tema de la violencia de la mujer”.

Ex funcionaria Ruth Zavaleta

“Es tener un punto menos a favor de Guerrero”.

Estos mensajes sólo promueven los roles de género tradicionales y no abonan en nada en reconocer el problema, ni a las mujeres como humanas y sujetas de derechos.

Por ello, este debate tendría que ser motivo para que los gobiernos estatales y municipales revisaran y evaluaran las políticas y programas en materia de seguridad, pues es claro que la gran mayoría han fracasado.

Seguir negándolo es engañarse y no tener la voluntad de cumplir con sus obligaciones; reconocer éste y otros  problemas mostraría un compromiso real con la sociedad para la construcción de la paz y garantía de derechos.

Si bien el gobierno actual no es responsable de la grave violencia que se vive en la entidad, sí le compete impulsar medidas emergentes de protección para prevenir, atender y erradicar la violencia, ya que no es posible continuar con políticas de “gestión” y simulación.

Lo anterior representa un reto para las autoridades y la ciudadanía. A partir del caso Ayotzinapa, Guerrero ha estado en la mira de diversos organismos de DH, que han denunciado la criminalización de la protesta, la desaparición forzada, la militarización, el desplazamiento forzado, la trata de personas, el feminicidio, el encarcelamiento y asesinato de defensoras y defensores de DH y líderes sociales.

Todo eso, un paraíso para la violación sistemática de los DH, particularmente los de las niñas y mujeres en condiciones de vulnerabilidad.

Asimismo diversas feministas, entre ellas Marcela Lagarde, han señalado que donde hay mayor grado de violencia hacia las mujeres existe menor desarrollo humano, y es ahí donde se ubican altos índices de pobreza femenina, mortalidad materna, abortos inseguros, feminicidio, madres solteras y jefas de familia, embarazo en adolescentes y exclusión política.

Esas y otras formas de violencias generan inequidad y exclusión social y no deben ser aceptadas ni minimizadas por ningún gobierno.

Otro aspecto que muchas veces queda de lado es el de la sanción a servidores públicos que obstaculizan el acceso a la justicia; la transparencia gubernamental; la rendición de cuentas y el control social ciudadano.

De acuerdo con el Decreto número 170 del Presupuesto de Egresos 2016, la Secretaría de Seguridad Pública de Guerrero ejercerá  poco más de mil 400 millones pesos. Las fuentes principales de ingreso para seguridad son el Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública (FASP) y el Subsidio para la Seguridad en los Municipios (Subsemun).

Por otro lado, algunos datos que muestran la urgencia de la AVG están en el informe “La violencia feminicida en México. Aproximaciones y tendencias, 1985-2014”, que señala que en los últimos 30 años Guerrero se ubicó entre los 10 estados con mayor tasa de defunciones femeninas con presunción de homicidio, a excepción de 1989, 1990 y 1991.

Pero a partir de 1994 su tasa ha ido al alza y desde 2011 se ha mantenido en el primer o segundo lugar junto con Chihuahua.

También de 2009 a 2012 Acapulco ha figurado como uno de los municipios con mayor tasa y número de homicidios de mujeres en el país, ocupando el quinto, séptimo, cuarto y primer lugar en ese periodo.

Durante 2014 y 2015, los municipios que figuraron por su tasa de homicidios de mujeres en la entidad fueron Acapulco, Chilpancingo (la capital del estado), Chilapa, Iguala, Coyuca de Benítez, Atoyac, entre otros (solicitud de información número 00103615).

Además de la importancia de crear sistemas integrales de información e indicadores efectivos de evaluación, son necesarias investigaciones multidisciplinarias profundas para conocer los contextos, causas y razones no sólo actuales, sino históricas por las cuales se perpetúan los asesinatos de mujeres en la entidad.

La investigadora Jules Falquet señala que la violencia es desplegada intencionalmente, existe una impunidad que es deliberada –como la violencia hacia las mujeres–, por lo tanto no está fuera de control; en su conjunto es una violencia política, ejercida por hombres y tiene un fuerte componente sexista, clasista y racista. Reflejo de ello es la violencia institucional y el uso de los DH como moneda de cambio.

En ese sentido, el gobierno de Guerrero más que darle importancia a la “imagen”, debería considerar a la AVG como lo que es: una política de acción afirmativa emergente y de gobernanza que requiere de una sociedad informada y la participación activa y coordinada entre las instituciones de gobierno, organismos de DH, la academia, feministas, organizaciones sociales, familiares de víctimas, sobrevivientes de la violencia y sectores interesados en erradicar todas formas de violencias en nuestro estado.

Con ello, se podría aspirar a cambios profundos y sostenidos tanto en la forma que se viene haciendo política, como la forma en que se ha naturalizado la violencia en la sociedad.

 

Por Lizeth Nayeli Rodríguez Flores activista, feminista e investigadora de Comunidad Raíz Zubia

 

Vía BajoPalabra 

 

Al inaugurar la Unidad de Atención Médica de Alta Especialidad (UAMAE), el director de la Facultad de Medicina de la UNAM, Germán Fajardo Dolci, informó que el próximo semestre arrancará el programa para prevenir el embarazo entre adolescentes.

La Universidad Nacional Autónoma de México ha creado un programa interinstitucional para prevenir embarazos en adolescentes.

Al inaugurar la Unidad de Atención Médica de Alta Especialidad (UAMAE), el director de la Facultad de Medicina de la UNAM, Germán Fajardo Dolci, informó que el próximo semestre arrancará el programa para prevenir el embarazo entre adolescentes.

“En una hora nacen 42 mexicanos, cuyas madres son menores de 19 años y en un día suman cerca de mil. Además, anualmente nacen aproximadamente siete mil niños cuyas madres tienen menos de 14, y contrario a lo que pasaba hace algunos años, en los que los nacimientos se concentraban en los estratos económicos bajos, ahora se presentan en todos los niveles económicos”, señaló el director.

En programa será impulsado por la Administración Central de la Universidad Nacional, la Facultad de Medicina (FM), la Dirección General de Atención a la Salud de esta casa de estudios y el programa PrevenIMSS, que busca atender este problema de salud pública nacional.

La UAMAE, inaugurada en Ciudad Universitaria, está compuesta por las clínicas de oncodermatología, de Atención Preventiva del Viajero y de Trastornos del Sueño.

La importancia de la Clínica de Oncodermatología, destacó, se debe al incremento en los diagnósticos de cáncer de piel, que en los últimos 50 años ha sido de hasta un 300 por ciento.

La de Atención Preventiva del Viajero es fundamental si se considera que México recibe al año unos 32 millones de visitantes y, de éstos, unos 600 mil llegan al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

“En el mundo globalizado, las enfermedades se transmiten con gran facilidad, por eso se debe seguir fortaleciendo (la atención preventiva del viajero), para viajar seguros y que no diseminen las enfermedades”, dijo Fajardo Dolci.

Es la segunda clínica de este tipo con que cuenta la UNAM, pues actualmente tiene una en el AICM.

La jefa de la División de Investigación de la FM, Rosalinda Guevara Guzmán, resaltó la importancia de la Clínica del Sueño, pues detalló que el incremento de los trastornos afecta a un 45 por ciento de la población, por lo que es un problema de salud pública, necesario de atender.

La UNAM ya tiene una clínica de Trastornos del Sueño, dentro del Hospital General de México. En la nueva, ubicada en Ciudad Universitaria, se realizarán historias clínicas, exploraciones físicas por médicos, psicólogos y odontólogos y, en caso necesario, estudios nocturnos y diurnos.

A la apertura acudió el ex rector Octavio Rivero Serrano; el secretario de Atención a la Comunidad Universitaria, César Astudillo, así como directores de diversas entidades universitarias.

 

Por Rocío Méndez Robles

 

Vía NoticiasMVS 

 

En México, 30 por ciento de las mujeres no planea su embarazo por falta de adherencia a métodos anticonceptivos, esto implica que se incremente la tasa de aborto a 33  pérdidas gestacionales por cada mil mujeres,  aseguró en conferencia de prensa, Norma Velázquez Ramírez, especialista en biología de la reproducción.

La especialista declaró que los embarazos no planificados incrementan la mortalidad materna sobre todo si estos son de mujeres adolescentes y afirmó que de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición  2012, por cada mil embarazos 77 son de adolescentes.

Velázquez recordó que en el país las mujeres tienen derecho a la salud sexual y reproductiva, esto implica que reciban educación sexual por parte de personal capacitado así como tener acceso a métodos anticonceptivos seguros que se adapten a sus necesidades, por lo cual deben están informadas para que se rompan los paradigmas de que un embarazo es el resultado de ejercer la vida sexual.

La ginecobstetra explicó que tan solo en 2014 se registraron 37 muertes maternas por cada 100 mil mujeres a pesar de que en la actualidad las mujeres que usan métodos anticonceptivos equivalen a 70 por ciento; sin embargo, hay mucho trabajo por hacer sobre todo en población adolescente debido a que son ellas quienes tienen un mayor riesgo de perder la vida por un embarazo en edad temprana.

La especialista puntualizó que los métodos anticonceptivos están disponibles en el país de forma gratuita en instituciones como la Secretaría de Salud, el Instituto Mexicano de Seguro Social, el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado y en todo el sistema de salud público.

Sobre los métodos masculinos, Velázquez informó que en el país solo  tres por ciento de varones se hacen vasectomía, por lo que recomendó que las mujeres tomen decisiones autónomas que les permita disfrutar de forma libre y responsable sobre su sexualidad.

Los métodos

Los anticonceptivos de larga duración como el implante subdérmico que consta de una varilla de cuatro centímetros  se colocan en el antebrazo de la mujer. Con este método, se evita de forma eficaz un  embarazo durante tres años. Este anticonceptivo es reversible, lo que implica que una vez retirado, la mujer vuelve a ser fértil.

Además del condón, tanto masculino como femenino que previenen de embarazos y evitan  infecciones de transmisión sexual, existen anticonceptivos hormonales, inyectables, orales y métodos quirúrgicos que permiten a las mujeres disfrutar de su sexualidad sin sacrificar su desarrollo profesional, de tal forma que su participación pública no se limite por un embarazo que no se desea en un momento determinado.

Los métodos anticonceptivos permiten a las mujeres separar la sexualidad de la concepción ya que son ellas quienes pueden decidir si desean o no tener hijos y qué momento es indicado para su vida, afirmó la experta.

 

Por Xochitl Celaya Enríquez

 

Vía NotieSe 

 

A pesar de que el artículo primero de la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos establezca que queda prohibida la discriminación por preferencias sexuales, la idea no es clara, señaló Gloria Careaga, investigadora del Programa Universitario de Estudios de Género de la UNAM.

Aunque en los últimos dos años en México se han dado avances respecto a los derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero (LGBT), no existe una política pública integral que responda a las necesidades de este sector ni un pronunciamiento claro de las autoridades contra la homofobia, señaló Gloria Careaga, investigadora del Programa Universitario de Estudios de Género de la UNAM.

A pesar de que el artículo primero de la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos establezca que queda prohibida la discriminación por preferencias sexuales, la idea no es clara, dijo.

“Es un apartado ambiguo. Hemos luchado para que se modifique y se hable directamente de orientaciones sexuales y de expresiones e identidades de género, y no sólo en nuestra Carta Magna, sino en la nueva constitución de la Ciudad de México”.

A propósito del Día Internacional contra la Homofobia, que se conmemora este 17 de mayo, la también académica de la Facultad de Sicología dijo que aprovechará, junto con 15 organizaciones civiles, para que el constituyente capitalino impulse la introducción de una nueva versión del artículo primero en la Constitución de la CDMX, y de ahí buscar modificaciones en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

“Tenemos una recolección de 10 mil firmas en la plataforma Change.org para buscar una entrevista con el grupo redactor. La petición concreta es que en el primer artículo, que se refiere a la igualdad de condiciones de todos los individuos y contra la discriminación, se nos incluya adecuadamente. Queremos que las personas no puedan ser desdeñadas por su orientación o características sexuales, por su identidad de género o por sus expresiones en este renglón”, remarcó.

Aunado a lo anterior, sería fundamental que los tomadores de decisiones realizaran pronunciamientos claros sobre el tema para favorecer el cambio cultural que necesita una sociedad incluyente, agregó.

A pesar de que no hay cifras actualizadas, organizaciones no gubernamentales (ONG) han corroborado que de 1996 a 2015, en el país se registraron mil 218 homicidios por homofobia, además, de que por cada caso reportado hay tres o cuatro más que no se denuncian.

México es la segunda nación con mayor índice de crímenes por homofobia -sólo superada por Brasil- y la CDMX es donde se comete en mayor medida este tipo de delitos, señaló la investigadora.

La homofobia, prosiguió, tiene vínculos con la misoginia y el machismo; es un sentimiento basado en un estereotipo de masculinidad. Cuando se utiliza ese término, muchos lo consideran un repudio a lo gay, pero algunas lesbianas no se sienten identificadas y por eso les gusta emplear ‘lesbofobia’, puntualizó. Incluso, recientemente se ha adoptado la palabra ‘transfobia’.

 

Si en México se asigna que los hombres tienen que ser de determinada manera, y las mujeres de otra, entonces quienes no se ajustan a esos cánones son marginados, cuestionados y agredidos. “Te observan y vigilan para criticar cómo hablas, te mueves o si tienes amaneramientos: hay una vigilancia social exagerada”, concluyó.

Por Rocío Méndez Robles

 

Vía NoticiasMVS 

 

Un estudio revela que una de cada dos adolescentes de 12 a 19 años que inicia su vida sexual, se embaraza por causas relacionadas con la violencia sexual, la nupcialidad temprana, el uso incorrecto o uso nulo de anticonceptivos, y deficiente educación sexual.

Dicho estudio, titulado “Estado de las madres en México: embarazo y maternidad en la adolescencia”, fue elaborado por la organización internacional Save The Children. Integrantes de la ONG presentaron el informe en una conferencia de prensa el viernes pasado.

El estudio tiene como referencia un informe del Fondo para la Infancia de las Naciones Unidas (Unicef) del 2015 donde se da cuenta de que los adolescentes son especialmente vulnerables a la violencia sexual y que pueden ser víctimas de sus propias familias, conocidos, y “gente de confianza”.

“Los cuerpos de las mujeres a menudo son vistos como propiedades de los hombres, de las familias y las comunidades, dice el estudio”, reza el estudio.

“Esto tiene implicaciones graves sobre la salud física y mental de las adolescentes por la violencia impuesta a las niñas y mujeres que, por un lado, legitima el autoritarismo y machismo en donde se desconoce, niega o castiga la sexualidad de la mujer, y por otro, se impone el control y el abuso del hombre sobre su cuerpo”

Mencionaron que han habido avances, como la NOM 046 que declara que las mujeres pueden interrumpir su embarazo en casi de violencia sexual sin presentar una denuncia judicial.

El estudio muestra que sólo un 40% de los embarazos entre adolescentes que pertenecen a un estrato socioeconómico bajo son deseados: “muchas de ellas desean el embarazo por falta de oportunidades y de un contexto en donde la maternidad es el único rol valorado de las mujeres en sus comunidades”.

 

Save the Children es una ONG que promueve los derechos de los niños y ofrece ayuda a niños de países “en desarrollo”. Fue fundada en 1919 para ayudar a niños refugiados diseminados por Europa después de la Primera Guerra Mundial.

 

Vía Regeneración 

“Los niños prosperan cuando reciben amor, atención de salud, educación y otros cuidados básicos. Durante la época sensible de la adolescencia, los jóvenes necesitan apoyo emocional, junto con información y servicios de salud reproductiva. Las tasas de suicidio de personas jóvenes lesbianas, gays, bisexuales o transgénero son mucho más altas que las de la población en general, por lo que la protección y la aceptación de estos jóvenes son una cuestión de salud pública”, afirmó Ban Ki Mon, secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, en su mensaje con motivo del 15 de mayo, Día Internacional de las Familias.

Para el organismo internacional, la efeméride, cuyo lema es  las familias, una vida sana y un futuro sostenible,  coincide con una época de convulsión y tragedia para una gran cantidad de familias en el mundo provocada por el recrudecimiento del extremismo violento, los efectos del desplazamiento forzado, los fenómenos meteorológicos extremos y otra serie de problemas están teniendo graves consecuencias para la salud y la integridad de las familias en situaciones de crisis. Incluso en sociedades relativamente estables, las familias siguen luchando contra la violencia, la discriminación y la pobreza.

De acuerdo con Ban Ki Mon, las familias están en primera línea en nuestros esfuerzos mundiales para llevar a la práctica la audaz e inclusiva Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. En particular, son esenciales para el logro del Objetivo de Desarrollo Sostenible 3, en el que todos los Estados Miembros de las Naciones Unidas se comprometieron a garantizar una vida sana y promover el bienestar de todos a todas las edades.

Asimismo, recalcó que en muchas sociedades, las mujeres y las niñas son víctimas de discriminación y violencia en el seno de la familia, y eso puede tener efectos graves y permanentes en su salud y bienestar. La vida familiar también es fundamental para la salud de las personas mayores, que permanecen activas y saludables cuando sus contribuciones se aprecian en el seno de la familia y la comunidad.

Por esa razón, recordó que  los gobiernos deben apoyar la función crucial que desempeña la familia en sus diversas formas. Deben proporcionar acceso a servicios de salud reproductiva a fin de que los padres puedan decidir el momento de los embarazos y el tamaño de sus familias. La atención de la salud materna y la licencia de paternidad también son esenciales para que los padres puedan dar a sus hijos recién nacidos el mejor inicio posible en la vida.

Y exhortó  a los gobiernos, las empresas, las instituciones y otros asociados a que reconozcan que la prestación de cuidados es una parte esencial de la vida familiar. Todas las personas necesitan cuidados de miembros de la familia en algún momento de sus vidas y todos deberían poder proporcionar esos cuidados cuando surja la necesidad.

Con la finalidad de promover entornos familiares de apoyo y de la parentalidad positiva por medio de políticas y leyes ayuda a las familias a criar hijos sanos y felices que tengan la posibilidad de llegar a ser adultos valiosos y productivos.

México

Al respecto, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal se sumó a la conmemoración y recordó que en la Ciudad de México, el matrimonio y la unión entre personas del mismo sexo es un avance en el reconocimiento y garantía de los derechos humanos, concretado desde el año 2010, lo que resulta congruente con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad, propios de los derechos humanos.

En comunicado de prensa, señaló que dichas familias representan una diversidad de hogares con una naturaleza dinámica, por lo que no sería posible hablar de un solo tipo de familia y que  al respecto, el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas en su Observación General N° 28, ha señalado que se debe aceptar el concepto de las diversas formas de familias.

Por ello, la CDHDF hace un llamado para seguir fortaleciendo las leyes y políticas públicas que consideran la diversidad de las familias en la Ciudad de México, así como para ejercer la tolerancia ante los cambios de patrones socioculturales, con el objetivo de garantizar el goce y ejercicio de los derechos humanos.

 

El Día Internacional de las Familias se conmemora cada año el día 15 de mayo desde 1994. Esta fecha fue proclamada en 1993 por la Asamblea General de las Naciones Unidas haciendo eco de la importancia que la comunidad internacional le otorga a la familia. El Día Internacional de las Familias es la ocasión propicia para promover la concienciación y un mejor conocimiento de los procesos sociales, económicos y demográficos que afectan a este importante núcleo de la sociedad.

Vía NotieSe 

 

En México, desde hace 16 años el embarazo en adolescentes ha ido en incremento, y derivado de ello aumentó la muerte materna (MM) en esta población menor de 20 años de edad, pues mientras en 2010 murieron 137 adolescentes por esta causa, en 2014 subió la cifra mortal a 142.

Según el informe “Embarazo y maternidad en la adolescencia; estado de las madres en México”, de la organización internacional Save the Children, presentado ayer en Casa Lamm, en esta capital, la tasa de nacimientos anual en adolescentes en nuestro país es de aproximadamente 77 por cada mil mujeres de entre 15 y 19 años.

En México, la Razón de Muerte Materna (RMM) se ubicó en 2013 en 38.2 defunciones por cada 100 mil nacidos vivos (en total 861 muertes de mujeres); 13.8 por ciento de los decesos corresponden a menores de 20 años de edad.

Desde hace varios años, organizaciones defensoras de los derechos sexuales y reproductivos han alertado sobre el peligro y riesgos que conlleva que las adolescentes lleven a término un embarazo, pues no sólo están expuestas a perder la vida, sino a padecer las secuelas de una gestación mal atendida (daños a la salud conocidos como morbilidad materna).

En su estudio, Save the Children subraya que las adolescentes que deciden continuar su embarazo pueden tener más riesgos para su salud y su vida, ya que no cuentan con el desarrollo físico adecuado, y presentan dos veces más probabilidades de morir por complicaciones durante el embarazo o el parto, en comparación con las adultas.

Asimismo, las posibilidades de morir durante el parto o el puerperio (40 días siguientes al alumbramiento), o tener un nacimiento prematuro o un bebé con bajo peso, son otros de los factores a los que se exponen las jóvenes menores de edad.

¿POR QUÉ MUEREN LAS ADOLESCENTES?

De acuerdo con el reporte, la principal causa de MM tiene que ver con causas obstétricas indirectas (relacionadas con enfermedades asociadas, es decir, las que se presentan o se complican con el embarazo). Mientras el promedio nacional de muerte por estas causas se ubica en 28 por ciento, existen estados con alarmantes cifras que superan por mucho la media nacional.

Destaca Colima, donde el número de muertes por causas obstétricas  indirectas en adolescentes se ubica en 66.7 por ciento, seguido de Aguascalientes con 57.1, y Nayarit y Tlaxcala con 50 cada uno.

Cabe destacar que Colima y Nayarit modificaron sus constituciones locales para “proteger la vida desde la concepción-fecundación”, lo que derivó en que se criminalice a las mujeres por abortar.

Respecto a las muertes por enfermedades hipertensivas por embarazo (presión alta), la media nacional se ubica en 23.7 por ciento de decesos. En el caso de las adolescentes de Baja California Sur, el 50 por ciento de los fallecimientos que se dan en este grupo poblacional son por esta causa, casi el doble de la media nacional. Le siguen Querétaro con 42.9, y Coahuila con 37.5 por ciento.

La hemorragia obstétrica se ubica en la media nacional en 17.5 por ciento. En Sinaloa, las adolescentes registran el primer lugar con 35.7 por ciento, seguidas de Aguascalientes con 28.6. Incluso el registro de muertes por esta causa es muy superior al que se registró en 2006, cuando se ubicó en 22.1 por ciento para la población de mujeres en general.

DÓNDE ESTÁN MURIENDO

 

Un dato importante del estudio es que también ha bajado el número de adolescentes atendidas en servicios de salud: mientras en 2010, 92.7 por ciento de ellas contaba con atención médica, para 2014 la cifra disminuyó a 85.9 por ciento.

Aun así, las que cuentan con servicios de salud no están exentas de morir, toda vez que la mayor parte de las MM se dieron en instituciones de la Secretaría de Salud (Ss).

Según el análisis de Save the Children, a partir de los datos de MM en 2014, desde 2010 la Ss ha registrado el más alto porcentaje de muertes maternas en adolescentes; lo más grave es que lejos de disminuir, se ha incrementado.

Así, de 2010, cuando la Ss registró 50 por ciento de los decesos por muerte materna en adolescentes, para 2012 se ubicó en poco más de 60 por ciento; y para 2014 llegó a 70 por ciento de los fallecimientos por muerte materna.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) también se ubica como otra de las instituciones que pese a atender a adolescentes embarazadas, tiene un registro del 10 por ciento de muertes maternas entre estas jóvenes a 2014, destacando 2011 con poco más de 10 por ciento, porcentaje que disminuyó en 2014 con menos de 10 por ciento de muertes maternas.

Un dato que destaca es que las adolescentes que no tienen ningún servicio de salud han fallecido en su hogar. El porcentaje de estas muertes fue mayor en 2011 cuando se registró casi 15 por ciento de decesos en el hogar; para 2013 y 2014 la proporción se mantuvo casi igual al no bajar del 10 por ciento.

JÓVENES CON EDUCACIÓN BÁSICA, LAS QUE MÁS MUEREN

El grueso de las adolescentes que están muriendo por causas asociadas a la maternidad se ubica principalmente en el grupo con estudios de secundaria.

Durante 2011 casi 35 por ciento de las jóvenes con secundaria o que la cursaban al momento de estar embarazadas, fallecieron por MM. En 2014 el porcentaje disminuyó muy poco, apenas tres puntos porcentuales.

Les siguen las adolescentes con estudios de bachillerato o preparatoria incompleta. Mientras en 2010 el porcentaje de decesos casi llega a 20 por ciento, para 2014 se ubicó en poco más de 15 por ciento.

ZONAS RURAL Y URBANA

Por ubicación geográfica y contrario a lo que pudiera creerse, las adolescentes de zonas urbanas son las que más están muriendo. Lo más grave es que no se observa una reducción, al contrario, los porcentajes no se han podido ni disminuir ni siquiera mantener, pues incluso duplican los de las zonas rurales, aunque es importante precisar que en estas últimas hay un subregistro en el número de defunciones por MM.

Lo cierto es que mientras en 2010 un 67 por ciento de los decesos se dieron en zonas urbanas, para las zonas rurales el porcentaje se ubicó en 31.3; en 2011, 62.4 por ciento de los fallecimientos se registró en zona urbana, mientras en la rural alcanzó 36.9; para 2014 mientras la zona urbana se ubicó en 69 por ciento, la zona rural alcanzó 30.2, es decir, se duplicaron las muertes en las ciudades.

Las defunciones por MM en adolescentes se duplicaron de 2010 a 2014 en Morelos, al pasar de 20 por ciento en 2010 a 40 por ciento en 2014; en Quintana Roo pasaron de 18.75 a 25 por ciento en el mismo periodo, y en Campeche la cifra se quintuplicó al pasar de 10 por ciento a 50 por ciento en el mismo lapso.

Save the Children considera que para prevenir el embarazo en adolescentes es esencial que se les generen mayores oportunidades de desarrollo económico, ya que este fenómeno está muy relacionado con que las menores de edad presenten embarazos.

La falta de oportunidades de educación, de acceso a servicios de salud sexual y reproductiva, y la desigualdad económica y social son factores que influyen en esta problemática.

La población adolescente es una de las más excluidas de la política pública, alertó la organización internacional, y en tanto no se le considere como sujeta de derechos, habrá pocas probabilidades de prevenir gestaciones tempranas.

Por: Lourdes Godínez Leal

 

Foto: Yunuhen Rangel Medina

 

Vía CimacNoticias